Welcome Guest Login or Signup
FLASHCHAT | INSTANT MESSENGER | BOOKMARK
| LANGUAGE:
 

    


Bookmark:
RSS 1.0     RSS 2.0

Total Views: 52 - Total Replies: 0

POSTED BY: athenadental on 01/11/2018 22:14:32


Los daños que provoca el tabaco en nuestra salud bucodental van mucho más allá de la halitosis -mal aliento-, el color amarillo o las características manchas que aparecen en los dientes de las personas fumadoras.
De hecho, los mayores peligros derivados tabaquismo no se pueden apreciar a simple vista.

El consumo de tabaco complica la respuesta de nuestro cuerpo a las enfermedades periodontales, puede intervenir en el fracaso de los implantes dentales y aumenta la predisposición a padecer cáncer de boca.

No hay que olvidar que la boca funciona como puerta de entrada del humo del tabaco –y de todos sus nocivos componentes- a nuestro organismo. Por ello, muchos de sus efectos negativos se concentran en esta parte del cuerpo. En nuestra tienda online Athenadental puedes ver todos las lampara blanqueamiento dental, aeropulidor dental, contrangulo,micromotor dental precio, los cuales facilitarán tu trabajo en tratamientos dentales.

El cáncer de boca es probablemente el peor de los efectos asociados al tabaco
Peor respuesta ante enfermedades periodontales

Las enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis) son aquellas patologías que afectan a los tejidos que sirven de soporte del diente –encías, hueso…- y están causadas por bacterias. Es decir, son infecciones que se producen por la acumulación progresiva de sarro debajo de las encías.

Mientras que la gingivitis es la versión más moderada de la enfermedad, la periodontitis es la más agresiva y se produce cuando no se ha tratado correctamente la gingivitis.

Por ello, lo que primero empieza manifestándose como inflamación y/o sangrado de encías deriva en una pérdida progresiva de hueso. Esto conlleva, irremediablemente, la pérdida de dientes, ya que éstos pierden el soporte en el que se sustentaban.

Una vez clarificado qué son las enfermedades periodontales, debemos tener en cuenta que el tabaco disminuye el riego sanguíneo y contribuye a la disminución de las defensas en las encías.

Esto dificulta nuestra respuesta al ataque de las bacterias causantes de la gingivitis y la periodontitis que se acumulan en la zona. Una vez alojadas en la encía, apenas encuentran resistencia para empezar a destruir los tejidos de soporte del diente.

Sin embargo, el tabaquismo no solamente permite a la enfermedad periodontal avanzar más rápido, sino que además complica el diagnóstico ya que enmascara las señales de alarma.

Esto se debe a que los las personas fumadoras presentan menor sangrado de encías e inflamación que las no fumadoras. Al ser la periodontitis una enfermedad crónica que no se detiene sin un tratamiento adecuado, el retraso en el diagnóstico conlleva una respuesta tardía al problema.

04/24/2018



*** LagosMeet.com ***